martes, 19 de febrero de 2013

La crisis acaba con la marca 'Hannibal Laguna' y la ruina de su familia

ALICANTE.- La Audiencia de Alicante está revisando los datos fiscales del diseñador venezolano, Hannibal Laguna, para comprobar si cometió un supuesto delito de alzamiento de bienes cuando traspasó sus empresas a su familia. Las diligencias parten de una denuncia que presentó Exponovias SL porque Laguna no ha hecho frente a una sentencia que le obliga a pagar 759.000 euros. Estas pesquisas se conocen después de que siete sentencias le condenen a pagar a sus costureras, según recuerda 'El Mundo'. 

La firma catalana presentó el pleito al sospechar que podría haber cometido un delito cuando cedió sus bienes poco antes de la resolución, ratificada por la Audiencia de Barcelona. Por lo visto, mientras mantenía un contrato de exclusividad con el grupo de Rosa Clará, empezó a prestar sus servicios a la firma Pronovias lo que produjo "una considerable pérdida económica" y constituye una "infracción negocial muy grave", sobre todo si se tiene en cuenta que las dos son líderes en el sector.
El juicio en Alicante se celebró en 2011 y una juez absolvió entonces al diseñador por falta de pruebas. Sin embargo, Exponovias apeló a la Audiencia y, según fuentes judiciales, un tribunal está revisando el caso para conocer los detalles del traspaso de sociedades y del palacete donde tiene ubicada su tienda.
Según la juez que lo absolvió, Hannibal Laguna "no es propietario de dos tiendas, una en Madrid y otra en Alicante" porque por motivos personales "cedió a su hermana parte de su marca para que lo gestionara".

De hecho, durante el juicio, según consta en la sentencia, el diseñador mantuvo que en 2002 "cedió los bienes a su familia para que siguiera con su trabajo", aunque ello no le impidió formalizar el contrato ese año con Pronovias (que también le demandó) aunque era "para poner cara y ojos".
Laguna, además, reconoció que, pese a sus motivos personales que le impedían trabajar, sí desfiló esos años pero "que tiraron de archivo".
 "Otra cosa es aparecer al final del desfile, pero eso no es hacer otra colección", dijo. La sentencia subraya que reconoce que "no ha pagado nada porque la deuda es de la sociedad".
De este modo, según su propio testimonio, Laguna no tendría ni una tarjeta de crédito a su nombre porque todo lo controla su hermana, cuñado y padres ya que "las tiendas no son suyas" y "él no cobra directamente" de los clientes que llevan sus propuestas.
Las consideraciones de la juez que absolvió a este diseñador muy vinculado a Alicante contrastan con la opinión que plasmaron los jueces de lo Social en sus siete sentencias condenatorias contra Hannibal por no pagar a sus costureras.

En las resoluciones, los jueces aseguran que "las empresas demandadas conforman un grupo de empresas que tienen un mismo objetivo social, y coincidencia de administradores, lo que permite extender la responsabilidad a todas las empresas integrantes del citado grupo, declarando la responsabilidad de todas las empresas demandadas".
Los jueces no creyeron la versión de la familia de Laguna, que atribuyeron los impagos a la actual crisis económica. Este lunes Hannibal Laguna volvió a presentar colección en Madrid pese a no tener liquidez ni bienes para afrontar los pagos.
 Mientras, sus empleadas se manifestaron durante la jornada ante la puerta de su "boutique" en Alicante. Intentaron para su puesta de largo en Cibeles pero es legalmente insolvente.

1 comentario:

valentina serrano dijo...

yo soy la sobrina de hannibal laguna y eso es MEN-TI-RA!!!