miércoles, 8 de febrero de 2017

El yerno del ex presidente de la CAM permanecerá en los calabozos de la Comisaría de Policía de Alicante hasta el viernes



ALICANTE.- Miguel Ángel López, yerno de la viuda de Vicente Sala, ex presidente de la CAM, y detenido hoy como presunto autor material del asesinato de su suegra Carmen Martínez el pasado 9 de diciembre, permanecerá en los calabozos de la Comisaría de Policía de Alicante hasta el próximo viernes, cuando pase a disposición del juez que instruye la causa, el titular del Juzgado de Instrucción nº 7 del partido judicial de la capital.

La Policía Nacional de Alicante continúa la investigación del crimen sin que se prevean más detenciones, de momento, aparte de la ya efectuada de uno de los yernos como presunto autor material de los dos disparos mortales. La familia, esposa, hijos, cuñadas y cuñados creen que Miguel Ángel es inocente.

Fuentes de la investigación han informado esta noche que el marido de la hija menor de Sala y María del Carmen Martínez, Miguel López, fue, presuntamente, el autor de los dos disparos a quemarropa sin que se haya podido demostrar la participación de más personas.

El detenido tenía licencia de armas y practicaba el tiro olímpico. Una pista que se siguió desde el primer momento. El autor del crimen habría manipulado la munición para adaptarla al crimen, lo que dio otro indicio a los agentes que ha resultado clave.

La Policía cree que Miguel López mató supuestamente a su suegra antes de que cediera todo el poder patrimonial a su hijo en detrimento de sus otras tres hijas, entre ellas Eva Fuensanta, la menor y esposa de Miguel Ángel.

Fuentes de la investigación han asegurado que la madre María del Carmen Martínez tenía cita en el notario para dejar constancia de que sería el hijo varón quien asumiera el control patrimonial de la familia.
 
En todo caso, la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) sigue las indagaciones tras los registros efectuados hoy tanto en el domicilio familiar como en el concesionario de automóviles que administraba el detenido, Novocar, precisamente el lugar donde se cometió el crimen el pasado 9 de diciembre.

La Policía Nacional concluidos los registros en el concesionario relacionados con el asesinato de María del Carmen Martínez ha trasladado a Miguel López, esposado, a la Comisaría provincial.

Los agentes han levantado poco antes, sobre las 13.30 horas, el dispositivo que mantenía cortados diversos caminos que circundan la finca de la familia Sala Martínez, en la avenida de Denia 96 de Alicante, donde se encuentra la vivienda del sospechoso, que ha sido registrada en presencia suya sin ningún resultado.

López ha sido trasladado primero en un coche policial camuflado hasta el concesionario donde se perpetró el asesinato el pasado 9 de diciembre. Este establecimiento se halla en otra zona de la ciudad, en la carretera de Ocaña, y ha sido regentado en los últimos años por el propio yerno de la difunta. Agentes del grupo de Homicidios, adscrito a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han estado en el interior del concesionario junto al arrestado alrededor de quince minutos con presencia del juez y el letrado del juzgado.

Sobre las 14.20 horas, la comitiva policial, compuesta por varios coches y media docena de motocicletas, se ha marchado del lugar en dirección a las dependencias de la Comisaría Provincial de Alicante. López permanecerá previsiblemente en los calabozos de estas instalaciones a la espera de pasar el viernes a disposición judicial ya que se niega a declarar ante la Policía. La familia cree que el juez del nº 7 de Alicante lo pondrá en libertad ese mismo día ante la falta de pruebas para poder ser incriminado.

Los registros realizados durante esta mañana en la finca familiar y en el concesionario han sido seguidos por un gran número de medios de comunicación pero aparentemente no han producido resultados en ninguno de ambos casos.

Los trabajadores de la empresa de automoción registrada han cerrado las puertas tras concluir las diligencias policiales y han rehusado hacer declaraciones a los periodistas a su salida.