jueves, 3 de julio de 2014

Imputados nueve miembros del PP de Orihuela por supuesto delito de prevaricación

ORIHUELA.- El Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Orihuela ha imputado por un presunto supuesto delito de prevaricación a nueve concejales y exconcejales del PP de Orihuela por aprobar durante la pasada legislatura, a través de las juntas de gobierno, el pago de facturas con reparo de Intervención.

Entre los imputados se encuentran los actuales ediles del PP Antonio Rodríguez Barberá, José Manuel Cutillas y Antonio José Ortiz, además de la presidenta del PP oriolano, Pepa Ferrando, quien ha comparecido hoy en rueda de prensa para informar de este asunto.
"Una vez más iremos con la indignación y tranquilidad de siempre a dar cuenta, en las próximas fechas, de este supuesto delito que se nos imputa", ha dicho Ferrando, quien abrirá la ronda de declaraciones el próximo 28 de julio, según el auto emitido el pasado 1 de julio.
Este documento también cita como imputados a los exediles del PP Antonio Lidón, Manuel Abadía, Antonio Rodríguez Murcia, Ginés Sánchez y Antonio Aniorte.
Esta imputación surge a raíz de la denuncia presentada en 2009 por la que fuera portavoz del PSPV-PSOE Antonia Moreno -entonces en la oposición-, quien alegó en su declaración que "no" era normal que "desde 2001 tengamos 55 millones de euros de pagos con reparos del interventor, que se haga de forma reiterada y a determinadas mercantiles".
"Pagos por servicios no sometidos a concurso o sin contrato" efectuados, según sus palabras, por los miembros de la junta de gobierno local, integrada únicamente por concejales del PP, por ese entonces al frente del Ayuntamiento.
Para Ferrando, el PP vuelve a ser "víctima de esa campaña judicial que inició el PSOE en Orihuela, curiosamente cinco años después y a menos de un año para las elecciones municipales" porque, en su opinión, "no saben hacer otra cosa que ir al juzgado".
En su defensa, la edil popular ha atacado al equipo de Gobierno (PSOE y Els Verds) asegurando que "también ha aprobado facturas con reparos de Intervención" durante la presente legislatura.
Un hecho que, según ha anunciado, también va a poner en conocimiento de la justicia próximamente.
Según sus palabras, el Ejecutivo local habría aprobado facturas con reparo de Intervención "por importe de 71.000 euros sobre cuestiones que afectaban al Centro Ocupacional Oriol, de 651.000 dirigidas al pago del servicio de basuras o de casi 300.000 euros destinado a la limpieza en edificios municipales".
En este sentido, ha criticado que el alcalde Monserrate Guillén (Els Verds) "elimine" el reparo que el actual interventor, Fernando Urruticoechea, ha puesto "durante tres meses a las nóminas de los trabajadores para así hacerlas efectivas".
"Los ediles del PP no tenemos nada que esconder y, por ello, vamos a colaborar con la justicia en todo lo que nos pide", ha manifestado Ferrando, quien ha opinado que "el camino para ganar las elecciones o ayudar a los ciudadanos no consiste en denunciar a los concejales del equipo contrario -en referencia al Gobierno local-, sino en trabajar".

miércoles, 25 de junio de 2014

Los camioneros españoles pagarán 200 euros por viaje con la nueva tasa de Francia

MADRID.- Los camioneros pagarán hasta 200 euros por viaje cada vez que atraviesen el territorio francés para transportar sus mercancías por la nueva tasa por uso de sus carreteras que Francia cobrará a partir de 2015, según calcula la asociación de transportistas Fenadismer.

   Francia aplicará esta tasa a todos los vehículos de transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas, lo que en el caso de España afectará a los más de 100.000 camiones que tienen autorización para realizar tráficos de carga internacionales.
El Gobierno francés pretende empezar a cobrar este peaje de forma experimental a partir del próximo mes de octubre y convertirlo en obligatorio desde el 1 de enero de 2015.
En un comunicado, Fenadismer manifestó su rechazo a esta tasa, al considerar que España será "uno de los países más afectados", dado que la mayor parte de los flujos de transporte de mercancía por carretera con origen o destino a países de la UE "deben utilizar obligatoriamente la red viaria francesa". 
En este punto, señala que el 60% de las exportaciones de productos españoles a Europa se trasladan por carretera.

La alcaldesa de Alicante (PP) dice que le piden crear un partido y que en las municipales las siglas no son importantes

ALICANTE.- La alcaldesa de Alicante, la 'popular' Sonia Castedo, ha asegurado que "cada vez más gente" le piden que cree un nuevo partido y, asimismo, ha señalado que "cuando hablamos de elecciones municipales lo importante es la persona que ocupa el cargo al margen de las siglas que le puedan acompañar".

   Castedo, en una entrevista a la Cadena Ser, ha indicado que el tema de si irá o no irá en las listas del PP para las próximos comicios locales, por su condición de imputada en el 'caso Brugal', no le "ocupa" ni le "preocupa" en este momento.
   "Lo que tenga que ser será y lo que vaya a pasar pasará. No es algo que me quite el sueño", ha manifestado. Respecto a si quiere ser candidata, ha respondido afirmativamente porque ha subrayado que es política "por convicción y por devoción". En cualquier caso, ha asegurado que si no lo es "no pasa absolutamente nada".
   Preguntada por los rumores de que podría crear un nuevo partido, Castedo ha destacado que "cada vez más gente me lo va diciendo por la calle", pero ha indicado: "Tampoco voy a entrar en ese tipo de polémicas, no me merece la pena, porque al final eso es crear más polémica, más conflicto y me perjudica".
   No obstante, ha resaltado que le "satisface" porque "es mucha la gente que me quiere y que quiere que continúe y que separan las siglas". Al respecto, ha indicado que cuando se habla de elecciones locales "lo importante es la persona que ocupa el cargo al margen de las siglas que le puedan acompañar".
   Inquirida por el 'caso Brugal' en el que está imputada y por si espera que se agilice, ha respondido: "Yo ya no espero nada y no puedo vivir pendiente de las decisiones que se vayan a tomar porque es un sinvivir". En esta línea, ha añadido que espera que "algún día la Justicia se siente y empiece a plantearse el daño que puede hacer que se impute a una persona".
 "La prostitución del término --imputado-- es tan grande que por mucho que vaya a pasar después el daño ya se ha hecho".
   Así, la primera edil de Alicante ha lamentado que cada vez que aparece su nombre figure al lado la palabra "imputada", un "cargo" que "jamás me lo voy a quitar". La alcaldesa ha reconocido que, a veces, siente "vergüenza" cuando va por la calle por lo que "pensará la gente de mí con todo lo que se está diciendo".
   Sonia Castedo ha asegurado que en varias ocasiones se ha planteado dejar la política, pero ha indicado que no lo ha hecho porque es "cabezona" y tiene "mucho orgullo".
 "Mi dignidad y la de mi familia están muy por encima", ha manifestado la alcaldesa, quien ha añadido que es también "rencorosa" y quiere "llegar al final". Al respecto, ha dicho que le gustaría para quien le ha hecho "daño" el mismo que ella ha sufrido.
   Por otro lado, preguntada por la Actuación Territorial Estratégica (ATE) declara por el Consell para el proyecto Alicante Avanza, en el que está prevista la implantación de la multinacional Ikea, y por las críticas de "pelotazo" que ha hecho la oposición, ha subrayado que esta empresa supone "un foco de atracción".
   La alcaldesa ha señalado que "muchas ciudades están suspirando porque Ikea se instale", mientras que en Alicante "empiezan los problemas porque la oposición torpedea los proyectos".
 "En Elche se apoya y en Alicante se dice que es un pelotazo urbanístico", ha lamentado.
   Preguntada por las conversaciones publicadas en las que el empresario Enrique Ortiz --también imputado en Brugal-- dice que cobrará 70 millones, Castedo ha respondido que "el señor Enrique Ortiz puede cobrar lo que le dé la gana a Ikea porque se instala en su suelo".
 "Y si se instala en Elche, el dueño del suelo podrá cobrar lo que le dé la gana e Ikea pagará si le parece que el precio es asumible", ha manifestado.
   En cualquier caso, ha destacado que "eso no afecta a la ciudad" y ha destacado el "impacto económico" que supone la instalación de esta multinacional. Por ello, ha asegurado: "No quiero seguir yendo a Murcia a comprar a Ikea".
   Asimismo, en una entrevista a Radio Nacional de España (RNE) y preguntada por las conversaciones hechas públicas en el marco de la investigación sobre el Plan Rabassa, Castedo ha expresado su "incomodidad" por estas conversaciones "privadas".
 "Dígame si hay una conversación delictiva. Llevo desde 2008 esperando y también que me digan que he cometido algún hecho delictivo", ha manifestado.

martes, 24 de junio de 2014

Francia quiere recaudar 500 millones de euros anuales con una tasa a camiones

PARÍS.-El Gobierno francés quiere recaudar unos 500 millones de euros anuales con una nueva tasa a los camiones de más de 3,5 toneladas que circulen por las autovías francesas más transitadas.

  "Es una solución equilibrada", explicó la ministra de Ecología, Ségolène Royal, en una entrevista con la radio "France Inter", donde subrayó que este proyecto de "peaje al tránsito", una versión suavizada de la controvertida "ecotasa", se aplicará a vías por las que circulan más de 2.500 camiones diarios.
  En total, serán más de 4.000 kilómetros de carreteras -frente a los 15.000 kilómetros previstos inicialmente- en los que, con una tarifa media de 0,13 céntimos por kilómetro, se recaudarán unos 500 millones, algo menos de la mitad de los 1.200 millones estimados con el proyecto inicial.
Como estaba previsto en la polémica "ecotasa", el dinero recaudado se destinará a un fondo especial para financiar infraestructuras de transporte.
En esas autovías, indicó Royal, la mayoría del tráfico es internacional y los vehículos no pagaban nada por utilizarlas, por lo que era el contribuyente francés quien las sufragaba.
El nuevo "peaje de tránsito" afectará muy poco a la región de Bretaña -sólo en una gran vía que atraviesa Francia de norte a sur-, donde las protestas contra la "ecotasa" fueron más duras.
Royal reconoció que la oposición a la "ecotasa" en Bretaña era lógica, puesto que afectaba esencialmente a las mercancías agrícolas, que atraviesan esa región de este a oeste, algo que ya no quedará tasado con el nuevo peaje.
El proyecto de la ecotasa fue suspendido por el Gobierno el pasado 29 de octubre ante la virulencia de las protestas en Bretaña.

sábado, 21 de junio de 2014

Marruecos evalúa de forma cauta el principio de acuerdo con Unión Europea sobre el tomate

RABAT.- Marruecos ha hecho una primera evaluación de forma cauta del principio de acuerdo alcanzado ayer con la Unión Europea para poner fin al conflicto abierto por la modificación del régimen de precios de entrada en territorio comunitario de los tomates marroquíes.

Un comunicado del Ministerio de Agricultura y Pesca señala que la cartera marroquí había propuesto a sus interlocutores europeos "varias vías de solución", y una de ellas ha sido aceptada por la Comisión Europea.
La Comisión se lo comunicó previamente a Marruecos mediante una llamada telefónica del comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, al ministro marroquí del ramo, Aziz Ajanuch.
Fuentes marroquíes dijeron que se ha llegado a una solución "equilibrada", pero no puede darse todavía por definitiva hasta que se aplique efectivamente sobre el terreno.
En este sentido, el comunicado subraya que "las dos partes continuarán su cooperación para seguir de cerca el establecimiento de este nuevo sistema".

viernes, 20 de junio de 2014

La Unión Europea y Marruecos pactan una solución para poner fin al conflicto de los tomates

BRUSELAS.- La Unión Europea (UE) y Marruecos han pactado hoy una solución para poner fin al conflicto abierto por la modificación del régimen de precios de entrada en territorio comunitario de los tomates marroquíes, informaron fuentes europeas.

El origen del litigio eran algunos cambios aprobados por la UE en el sistema de derechos de aduana correspondientes a las importaciones de frutas y hortalizas, que habían motivado un "profundo descontento" entre las autoridades marroquíes, según las fuentes.
Desde el pasado febrero la tensión ha ido en aumento, llegando a convertir el asunto en un "problema político" y a producir, según los medios de comunicación marroquíes, el bloqueo de la ratificación del convenio pesquero entre los Veintiocho y Rabat.
En los contactos mantenidos con Marruecos, la Comisión Europea dejó claro que no estaba dispuesta a modificar la normativa acordada a nivel europeo y que entrará en vigor el próximo 1 de octubre.
La nueva regulación responde precisamente a las denuncias de los productores europeos, que durante años se han quejado de que el régimen vigente ha permitido a los agricultores marroquíes eludir el pago de tasas aduaneras.
Finalmente, para atender las preocupaciones de Rabat, Bruselas ha acordado actualizar el cálculo del "valor estándar de importación" del tomate, que no ha variado desde hace quince años.
Según la CE, a finales de los noventa la mayor parte de los tomates importados de Marruecos eran de tipo redondo liso, mientras que ahora un importante volumen de los contingentes incluye tomate cherry, variedad de mayor calidad y cuyos precios pueden ser hasta cuatro veces superiores a los del tomate redondo.
Mientras que en 1999 Marruecos exportaba a la Unión 300 toneladas anuales de tomates cherry, ahora la cifra ronda las 90.000 toneladas.
"Hemos hecho un cambio técnico que resuelve las preocupaciones (de los marroquíes)", explicó el portavoz de Agricultura de la UE, Roger Waite.
A la vez, "no se modifica lo negociado a nivel europeo", añadió.
El resultado será un sistema "más transparente, objetivo y justo para todos".
El portavoz indicó que la CE "ha informado" de las negociaciones con Marruecos a los Estados miembros más afectados por las importaciones de tomate marroquí.
La UE importa unas 350.000 toneladas de tomates de Marruecos al año (cerca de 70.000 de tipo cherry y unas 280.000 de tomate redondo liso).
En su conjunto, las importaciones marroquíes de tomates representan el 84 % del total.
La producción europea alcanzó los 6,5 millones de toneladas en 2012.

El Banco de España ve pertinente estudiar ajustes regulatorios en las cooperativas de crédito

SANTANDER.- El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, ha dicho hoy que "resulta pertinente" estudiar posibles ajustes regulatorios que permita asegurar la fortaleza de las cooperativas de crédito en un entorno más exigente.

"Y ello sin cuestionar en absoluto sus señas de identidad", ha dicho Restoy, que ha considerado que la organización del sector en otros países del entorno, donde las cooperativas representan una parte más relevante que en España, "constituye una referencia útil".
Restoy ha hecho esta consideración durante la clausura del Seminario "La Europa que deja la crisis", organizada por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), de Santander.
En su intervención, ha indicado que ahora es un momento "propicio" para reflexionar sobre posibles cambios normativos que permitan mantener la fortaleza de otras áreas del sector financiero como el de las cooperativas de crédito, en el nuevo entorno regulatorio y competitivo.
Al respecto, ha indicado que a diferencia de otros países, este sector solo representa un 6 % de la actividad crediticia en España, pero "desarrolla un papel relevante en ámbitos concretos, sobre todo, en el rural".
El sector se encuentra, en la mayor parte de los casos, bien capitalizado y con posiciones holgadas de liquidez como consecuencia del mantenimiento de una gestión prudente que ha puesto el foco en la clientela minorista y con escasa exposición al negocio de la promoción inmobiliaria, lo que le ha permitido eludir los problemas que han tenido otras entidades, ha dicho.
No obstante, los cambios regulatorios y la presión competitiva constituyen también un reto relevante para el sector, que le exigirá asegurar el mantenimiento de cotas suficientes de eficiencia operativa, controles eficaces a la concentración de riesgos, y sobre todo, bases sólidas que aseguren la preservación y en caso de que sea preciso, el aumento de capital regulado.

miércoles, 18 de junio de 2014

Hay que recordar lo mejor del reinado de Juan Carlos / Francisco Poveda *

Por mucho que se empeñen algunos, Juan Carlos I no ha sido un rey franquista porque pronto desarmó la estructura de aquel régimen dictatorial y autoritario para dar paso a una monarquía parlamentaria que trajese de inmediato la democracia a nuestro país. Quienes no viviesen aquello de cerca no pueden pontificar ahora en la Universidad española que lo que luego han conocido era una continuación de lo anterior, que tampoco vivieron. 
No, definitivamente no, porque medió un referéndum que legitimó la reforma política y aprobó una Constitución en 1978 por abrumadora mayoría, que lleva vigente casi 40 años. Como no hubo ruptura puede parecer que a Juan Carlos lo puso Franco y aquí sigue hasta hoy. La Monarquía actual es una consecuencia directa de la reforma pactada por todas las fuerzas políticas y los autonomistas catalanes, vascos y gallegos con la bendición de los poderes fácticos de la época. No hay otra verdad.

En varias ocasiones se le ha oido decir al monarca que su objetivo prioritario conseguido era ése y la restauración monárquica. Y por eso su padre renunció a la Corona y trasmitió al hijo su legitimidad dinástica, recibida en su día, a su vez, por el conde de Barcelona, un patriota de verdad, de quien fué el rey Alfonso XIII. De lo contrario, de no haber sido refrendada implícitamente la monarquía al aprobar la Constitución los españoles de entónces, el no reinante rey Juan no hubiese dado nunca ese paso con su renuncia pública al trono de España en favor de Juan Carlos.

El nuevo rey hizo pronto sus deberes de libertad, convivencia y diálogo dentro del pluralismo tras liquidar el franquismo por consejo de su padre y el grupo de monárquicos del interior ajenos al círculo de Estoril, lleno de personajes recalcitrantes con la vuelta a Madrid de don Juan para reinar después de Franco. El deseo de fondo no confeso del joven monarca era, mediante una amnistía, acabar con las dos Españas y ser el rey de todos los españoles pese a las resistencias de los generales provenientes de la Guerra Civil, a cual más cerril e inculto, cuando todavía la democracia era incipiente pero no vacilante. El Rey reconoce que, en todos estos años, nunca se ha olvidado de ni una sola de las víctimas del terrorismo.
El 23-F no fue otra cosa que una calculada vacuna contra esos generales tras casi obligar al rey-militar a prescindir como presidente del Gobierno de un ya muy gastado Adolfo Suárez. Le sucedió un monárquico acreditado como era Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo, a mitad de camino entre tecnócrata y político, como mejor salida para poder continuar la Transición aunque más pausadamente y de forma más hábil, hasta conseguir el consolidador turno político, una vez lograda en su día la legalización de todos los partidos políticos. 

Juan Carlos fue siempre el verdadero motor del cambio y todos los demás elementos en presencia, ejecutores de las órdenes del rey como buen militar de carrera que era, hasta sacrificar en el trance a los generales monárquicos Milans del Bosch y Alfonso Armada, que nunca se hubiesen levantado contra él.

Visto en perspectiva y sin los condicionamiento de los efectos de la actual crisis económica, el resultado final no ha sido malo porque España es ahora el país más moderno de Europa y la gran esperanza de este continente porque será en los próximos años el de más y mejores oportunidades de inversión y creación de empleo, según coinciden todos los laboratorios de la City y Wall Street. El último gran servicio de Juan Carlos al país que tanto quiere, España, ha sido su abdicación de hoy para que pueda afrontar esa nueva etapa con su hijo Felipe VI al frente.
Las elección de Suárez, Calvo-Sotelo y Torcuato Fernández-Miranda primero y Felipe González después, para correr los riesgos inherentes al desarrollo del proceso político democrático, reconoce el monarca que fue un acierto cuando tanta Cancillería occidental no creía que pudiese darse el turno político y acceder al Gobierno un partido republicano como el PSOE. A partir de ese momento y, tras un largo período de gobiernos socialdemócratras, la democracia en España quedó plenamente asentada con el Estado de las Autonomías para dar oportunidades a otras sociedades de fuera de Madrid y de territorios periféricos, peninsulares e insulares.
Atendiendo a los consejos de su padre, Juan Carlos I ha sido, según sus propias palabras, un nómada en su país al jactarse de conocer las ciudades y todos los pueblos más importantes de España y haber saludado personalmente a miles de españoles. El rey ha tratado siempre de estar cerca de la gente para conocerla y tener la experiencia de escucharla para aprender de ella con sus expresadas ideas ante él. Y todo por su interés de servir al pueblo y hacer útil la monarquía.  

La primera utilidad fué conseguir en 1986 la entrada de la siempre europea España en el núcleo de decisiones de la Comunidad Económica continental tras hablar con muchos gobiernos y periodistas internacionales sobre lo que se había hecho en nuestro país durante los diez años anteriores y lo que quedaba por hacer pese a las dudas de algunos de esos interlocutores. 
Y dentro de ese esfuerzo de abrir puertas a España y destilar credibilidad democrática, Juan Carlos fue el primer rey español en viajar a Iberoamérica; lo hizo todos los años y el resultado ha sido lograr una comunidad de intereses con los países que fueron, excepto Brasil, nuestras antiguas colonias. Por eso se vanagloria de haber acercado aquellas jóvenes repúblicas a la hoy Unión Europea. También ha logrado una sincera relación fraterna con Portugal, donde residió de joven, y con Italia, donde nació por el exilio de su abuelo y de sus padres.

Insiste siempre, y no hay por qué dudarlo, en su amor y lealtad a España inculcados por su padre porque un exiliado lleva a España mucho más en su corazón, como ahora ha expresado su intención Juan Carlos al abdicar la corona, y se precia además de haber unido a todos los españoles para recuperar la democracia por la acción de la monarquía refrendada en el referéndum del 6 de diciembre de 1978. Por eso habla siempre de haber sentido en todo momento el apoyo general del pueblo en sus esfuerzos de normalización y modernidad, reconociendo que queda aún pendiente lograr una España más igualitaria y más justa.

Juan Carlos tuvo como rey la humildad de pedir perdón recientemente a los españoles por sus errores. Y consecuente con esa actitud ha terminado abdicando cuando lo ha creído oportuno tras escuchar a quienes ahora tienen más conocimientos, percepción y elementos de juicio para ver lo más conveniente para España y la Monarquía en un contexto europeo y occidental.

Por todo lo anterior le deben estar agradecidos hasta quienes en libertad siguen pidiendo que venga una república y exigiendo que se celebre un referéndum para ver si una mayoría de españoles abomina de esta Corona que ahora desea continuar y que, por edad, bastantes no refrendaron en su día dentro de una Constitución, que eso sí, pocos dudan que se ha quedado obsoleta y sólo sirve, al final, a los intereses de unos cuantos.

(*) Periodista y profesor

martes, 17 de junio de 2014

La monarquía de Felipe VI será 'republicana' o no será / Francisco Poveda *

Esta misma semana las Cortes Generales, Congreso y Senado, proclamarán rey al Príncipe, previsiblemente con el nombre de Felipe VI, y España introducirá así un elemento básico de tranquilidad en la Unión Europea, donde existen otras seis monarquías constitucionales o parlamentarias en espera de no perder cuota institucional en el Continente ni que muy cerca se sienten precedentes adversos. 

Bruselas oficiosamente se inclina, pues, por la continuidad de la Monarquía en nuestro país y semanas atrás ha propiciado, con la máxima discreción, la necesaria y urgente abdicación del padre, azuzada por la católica Bélgica y la protestante Holanda con especial ahínco.

También se es consciente en el resto de Europa, donde existen tres monarquías más, Noruega, Liechtenstein y Mónaco, que la forma republicana no ha tenido una buena experiencia histórica entre nosotros, sobre todo, en un siglo XIX tormentoso, aunque los amplios sectores identificados con ella no afloren ahora del todo todavía al relacionarse, intencionadamente por cierta propaganda ideológica, la II República como algo que larvó la Guerra Civil a comienzos del siglo XX. 

(Por cierto, que sería bueno sustituir en parte la actual bodeguilla del pabellón del príncipe por una biblioteca básica de ensayo para estar en poco tiempo intelectualmente por encima de la media de un país con demasiados analfabetos funcionales en este momento, sin criterio fundamentado y sobre los que va a reinar igualmente Felipe VI, más de los que parece 'ninis' y 'frikis').

 Sin embargo, el encaje de bolillos ahora es diseñar y realizar una segunda transición, con el motor de la Corona, desde la regeneración del sistema, con la voladura controlada del régimen de 1978 y la eliminación sin más de la indeseable casta generada al objeto de obtener una rápida y actual credibilidad democrática frente a unas nuevas generaciones ilustradas y decididas a opinar y ser activas sobre su propio destino individual y colectivo. Porque la inevitable Monarquía federal de Felipe VI será ya 'republicana', o no será en el tiempo, si se quiere de verdad conjurar una estructural inestabilidad institucional a la belga y un final casi seguro fatal.

La primera meta a alcanzar debe ser revaluar la Corona. Sería bueno que en La Zarzuela sólo viviera un rey y en Marivent, si acaso, una sola reina.  La imagen pública percibida y la forma transmitida van a ser claves a partir de ahora en la imprescindible, por estratégica, excelente comunicación institucional, a la par formal y no verbal, a emitir desde palacio y para la que no valdrán voluntarios aficionados en vez de profesionales experimentados y acreditados para dirigirla, por el bien de la Casa Real en primer lugar.

(Especial atención se debe prestar a Internet y la generación digital que tiene tras la suya Felipe VI, cuya aristocracia intelectual es hoy la principal fuerza social en acción en el Reino).

Es por eso que el entorno funcional heredado de la época de príncipe por la precipitación abdicadora, se ha de ir renovando gradualmente pero sin dilación antes de final de año por el nuevo monarca, quien para evitar más desaciertos ha de huir, diplomáticamente pero de forma resuelta, de ciertas amistades bien identificadas y de cortesanos espontáneos en busca de presumir en sociedad, privada o públicamente, de influencia neta en Zarzuela, hasta llegar a alimentar el ¡Hola! cuando no estamos tratando de un 'cuento de hadas' ni de una Corte al uso.

Porque de lo que sí se trata, dentro de un inaplazable cambio de estilo, es de ser útil al país, ganar autoridad moral y ser el líder de esa monarquía 'republicana' que catalice todas las sensibilidades en presencia, para quienes Zarzuela siempre debe 'estar de guardia' porque no se debe limitar a arbitrar y verlas pasar sino animar a la acción desde su influencia institucional. Eso no está reñido con la imprescindible sobriedad y ejemplaridad que se esperan dentro de una exteriorización no excesiva de privilegios. El nuevo rey no debe dejar que le induzcan a error ni repetir errores cometidos por otros. Yo le diría que no haga nada que no pueda hacer la mayoría de españoles, comenzando por renunciar como gesto a la inviolabilidad no política.

Uno de esos errores de bulto podría ser repetir esquemas superados, por experimentados años atrás, de marketing institucional que se identifican con el pasado. El contacto callejero con el pueblo no debe ser programado para la propaganda sin más recorrido sino que debe responder a circunstancias espontáneas como demuestra, una y otra vez, la longeva reina de Inglaterra, quien tampoco suele visitar ni alternar con monarcas autoritarios o recibir en Londres a dirigentes muy contestados por la opinión pública internacional. Y, mucha atención, que sólo viste su uniforme cuando el contacto es exclusivamente con militares. El mensaje es claro por parte del antiguo y sabio Imperio Británico.

El acento se ha de poner ahora, más que nada, en recibir y conocer semanalmente a nuevos representantes de la sociedad civil española y ser sugerente con ellos sin llegar a ser 'colega'. Todavía existen en nuestro país muchos más indiferentes que monárquicos declarados y republicanos recalcitrantes juntos, al igual que ocurre con los católicos de abrumadora mayoría confesa. El nuevo monarca, del que tanto espera Europa aunque no Estados Unidos, debe ser un 'republicano' y para ello se debe fijar muy bien en los modos y maneras de El Elíseo pero también tener la humildad de escuchar al rey padre de los belgas por aquello de su experiencia en templar los ánimos de valones y flamencos cada día que amanece.

Felipe VI tiene la obligación de legitimarse 'per se' y demostrar no querer ser una herencia del franquismo por una sobrevenida legalidad de dudosa legitimidad. A partir de aquí nada se debe cerrar en falso ni autoengañarse. Lo que viviremos esta semana tan solo es una forma de continuidad que exige luego varias reválidas en tiempo y forma. Los mimbres viejos hay que quemarlos, de entrada, en la chimenea de la Historia. Todo lo que, al final, ha resultado contra el pueblo no debe coexistir con el nuevo monarca por su propia trascendencia de futuro y la de su dinastia.

Así como en 1977 las Cortes franquistas fueron volatilizadas por la ley de reforma política de Adolfo Suárez, la nueva monarquía federal que ahora se necesita para preservar la unidad de España debe prescindir, a la mayor brevedad, de los viejos partidos que han venido sustentado el sistema devenido en corrupto, inviable y sin salida y, por supuesto, de los politicastros que nos han conducido a un desastre aún mayor que el de 1898, incluidos sin excepción Felipe González, Aznar, Zapatero y Rajoy por resultar los principales. El nuevo monarca debe alejarse lo más posible de los cuatro al estar desahuciados por la sociedad española en su conjunto. Lo nuevo no debe ser viejo, como encerraba el mensaje implícito de la portada no nata de la revista satírica catalana 'El Jueves'.

Regeneración y nueva Constitución, porque la del 78 se ha utilizado finalmente contra los españoles en favor de unos pocos, deben ser los ejes para asentar la nueva monarquía federal, que ha de pivotar sobre una Justicia renovada muy a fondo, tras no haber hecho bien su trabajo durante todos estos años, para poder poner frente a esa otra judicatura más independiente a los 5.000 miembros responsables directos del hundimiento de España y la ruina de su clase media, y sacudirse así de lo peor de la actual clase política para que sus 'saurios' no arrastren al nuevo monarca en su inevitable derrota.

No debe olvidar nunca Felipe VI que la Dictadura engendra Monarquía pero que ésta debe engendrar Democracia, con riesgo de advenimiento republicano sino se profundiza en ella. Así de simple y de complejo es el proceso que se nos presenta. 

(*) Periodista y profesor